HomeAdministración de EmpresasProceso administrativo de la empresa: Lo básico

Proceso administrativo de la empresa: Lo básico

En la administracion de empresas y la gestión de una organización es tan importante como dirigir la propia empresa. El papel de la gestión es ayudar a dirigir una empresa de la manera más eficiente posible, al tiempo que se garantiza el éxito a largo plazo de la empresa.

Hay varias formas de gestionar una empresa, y este artículo explica algunos de los factores clave que afectan a la buena gestión de una empresa. Una empresa bien gestionada tiene un proceso para identificar los problemas y abordarlos rápidamente, otro para crear nuevos productos y servicios, y otro para seguir y evaluar la eficacia de estos esfuerzos.

Incluso si su empresa no tiene todavía empleados o una oficina física, es una buena idea tener una estructura de gestión para que la gente pueda ponerse en contacto con usted si tiene preguntas o preocupaciones sobre el funcionamiento de su negocio.

Esto servirá como una forma fácil de comprobar cómo van las cosas y asegurarse de que todos los implicados se ocupan de sus responsabilidades.

¿Qué es un proceso de gestión?

Un proceso de gestión es un conjunto de actividades o procedimientos que una empresa utiliza para organizar, adquirir y utilizar recursos.

Las actividades suelen ser de naturaleza estratégica y/u operativa, y se encuadran en uno de los cuatro procesos de gestión: Planificación, Control, Análisis o Innovación. Hay muchas maneras diferentes de enfocar un proceso empresarial, y cada una tiene sus ventajas y desventajas.

Por ejemplo, una empresa puede tener varios procesos empresariales diferentes, cada uno de ellos con distintos KPI, métodos de seguimiento y objetivos.

Elementos clave de un proceso de gestión

Hay varios elementos clave que afectan al éxito de cualquier proceso de gestión: – Visión – Misión – KPI’s – HRV – Resultados – Incompatibilidades – Visión – La visión de la empresa es el factor esencial que impulsa el éxito de la organización.

Es lo que los responsables quieren conseguir. – Misión – La misión de la organización es lo que los responsables deben promover. Es el objetivo de la empresa. – KPIs – Los KPIs (indicadores clave de rendimiento) definen en qué consiste la empresa y cómo lo está haciendo. Los KPI ideales deben reflejar los valores clave de la empresa, como la satisfacción de los clientes, el crecimiento, etc.

Resultados – Los resultados de los procesos son las recompensas por llevarlos a cabo con éxito. Hay una serie de resultados que pueden incluirse en este epígrafe, como ingresos, beneficios, crecimiento, nuevos clientes, etc. – Incompatibilidades – Algunas de las diferencias inherentes a las empresas pueden derivarse de la forma en que funcionan los procesos.

Por ejemplo, algunos departamentos pueden preferir utilizar el proceso de innovación para idear nuevos negocios, mientras que otros pueden preferir el proceso de planificación para desarrollar planes de negocio estratégicos.

Defina la misión y la visión de su organización

La misión y la visión de su organización le ayudarán a definir las metas y los objetivos de su empresa. Aunque no es obligatorio que su empresa tenga una misión o visión formal, es una buena idea tenerla. Le ayudará a centrar sus esfuerzos y a evitar desviarse por aspectos mundanos o de distracción de las operaciones diarias.

Defina sus valores fundamentales

Los valores fundamentales son los que toda la empresa debe tener en cuenta. Son los elementos que conforman el “quién” y el “qué” de su organización. Puede pensar en los valores fundamentales como los “fundamentos” de su empresa. Todo lo demás no es más que un “apoyo” o un “adorno” de los valores fundamentales.

Establecer una cultura corporativa que refleje sus valores fundamentales

La cultura de su empresa afectará a la forma en que sus empleados se sienten cuando trabajan para usted, así como a las decisiones que toman. La cultura de su empresa afectará a la forma en que sus empleados ven su trabajo, así como a la toma de decisiones.

La cultura de su empresa puede describirse de varias maneras, como por ejemplo mediante su misión, sus valores o sus símbolos.

Especifique los indicadores clave de rendimiento (KPI) para controlar la eficacia de sus procesos de gestión

Los indicadores clave de rendimiento (KPI) son medidas que indican el progreso de las actividades de su empresa. Los KPI le ayudarán a medir el éxito de su organización, tanto en términos del valor que sus actividades están aportando, como del tiempo que está llevando llevarlas a cabo. Los KPI no sólo son indicadores del rendimiento de su organización, sino que también pueden utilizarse como grupos de enfoque para la cultura de su empresa.

Gestionar una empresa es tan importante como dirigir la propia empresa. El papel de la gestión es ayudar a dirigir una empresa de la forma más eficiente posible, asegurando al mismo tiempo el éxito a largo plazo de la empresa. A continuación se describen los factores clave que afectan a la buena gestión de una empresa.

Una empresa bien gestionada tiene un proceso para identificar los problemas y abordarlos rápidamente, otro para crear nuevos productos y servicios, y otro para seguir y evaluar la eficacia de estos esfuerzos.

Incluso si su empresa no tiene todavía empleados o una oficina física, es una buena idea tener una estructura de gestión para que la gente pueda ponerse en contacto con usted si tiene preguntas o preocupaciones sobre el funcionamiento de su negocio.

Esto servirá como una forma fácil de comprobar cómo van las cosas y asegurarse de que todos los implicados se ocupan de sus responsabilidades.

¡Comparte este artículo!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − three =