HomeAdministración de Empresas¿Los administradores también son contadores?

¿Los administradores también son contadores?

La línea entre lo que hace un contable y lo que hace un administrador de empresas no siempre está clara. Aunque ambas funciones puedan parecer similares a primera vista, en realidad son muy diferentes. Por ejemplo, un contable que también es administrador no está haciendo bien su trabajo.

Tiene que tener en cuenta el conflicto de intereses y la ética cuando se dirige a sus clientes para tratar sus asuntos financieros, o de lo contrario estará inventando cosas sobre la marcha. Un administrador trabaja para una empresa u organización que tiene sus propias metas y objetivos.

Puede que se especialice en un área determinada, como las finanzas o el marketing, pero su corazón siempre está en el lugar correcto: ayudar a su empleador a cumplir sus objetivos haciendo lo que pueda para mejorar las operaciones de la empresa y sacar el máximo partido a los recursos de que dispone.

Si te preguntas si puedes ser un administrador, sigue leyendo para descubrir más sobre estas funciones y en qué se diferencian unas de otras.

¿Qué hace un contable?

Los contables examinan los registros, las cuentas y el flujo de caja para determinar cómo funcionan las finanzas de una empresa y prever los ingresos y gastos futuros.

Recopilan datos y se aseguran de que las estadísticas son correctas, investigan las tendencias pasadas para anticiparse a los cambios futuros y luego utilizan sus conocimientos de contabilidad e información financiera para justificar la decisión.

Los contables también pueden ayudar a una empresa a decidir si emite acciones o bonos para ayudarla a crecer y ampliar su negocio. El contable también puede ser llamado a auditar los libros de una empresa para asegurarse de que ha seguido todos los procedimientos adecuados.

¿Qué no hace un contable?

Un contable no hace nada que no esté relacionado con la contabilidad. En primer lugar, un contable lleva la cuenta de los activos, pasivos, ingresos y gastos de las empresas y otras organizaciones. A continuación, un contable prepara las declaraciones de ingresos y gastos de la empresa.

Al final del año, el contable registra los resultados financieros de la empresa y hace recomendaciones a la dirección sobre cómo mejorar su situación financiera en el futuro.

Un contable también tiene otros trabajos relacionados con la contabilidad que pueden entrar en juego cuando el departamento de contabilidad de la empresa no está involucrado en las actividades diarias.

Por ejemplo, un contable de un bufete de abogados puede tener que hacer un seguimiento de los asuntos financieros de numerosos clientes diferentes.

¿Cómo convertirse en contable?

Convertirse en contable no es una tarea fácil, pero los solicitantes cualificados tienen una gran ventaja. Los contables suelen tener diplomas de estudios superiores o equivalentes, junto con experiencia relacionada.

Muchos también tienen títulos de contabilidad o finanzas de universidades de primera categoría o de empresas profesionales de contabilidad. Hay muchas formas de entrar en el negocio de la contabilidad.

Algunos estudiantes de contabilidad realizan trabajos a tiempo completo para ayudar a pagar sus facturas mientras buscan un trabajo como contable. Otros se meten en el negocio por su cuenta.

De cualquier manera, el proceso para convertirse en contable es el mismo: estudiar, solicitar y hacer coincidir tus objetivos con la trayectoria profesional adecuada.

Una vez que estés en el negocio, puedes esperar una carrera gratificante. De hecho, las personas que trabajan en contabilidad son algunas de las más felices del mundo. No hay ninguna otra carrera que iguale el sentido de propósito y la contribución que la contabilidad aporta a una empresa u organización.

¿Debería ser contable?

El trabajo de un contable consiste en garantizar que todas las piezas del puzzle financiero encajen correctamente. Eso significa que la información financiera que el contable registra y las proyecciones financieras que realiza son correctas.

En algunos casos, esto incluye la revisión de las matemáticas detrás de los estados financieros para asegurarse de que todo cuadra. En otros casos, puede incluir ayudar al departamento de contabilidad a asegurarse de que las políticas y los procedimientos financieros de la empresa son adecuados.

Hay una cosa que todo contable debe entender: la diferencia entre un profesional y un aficionado. Se llama fraude contable, y es un gran negocio.

De los contables no sólo se espera que conozcan y cumplan la ley, sino que tengan un cuidado especial para prevenir y detectar el fraude. Si quieres participar en la lucha contra el fraude, trabaja como contable.

La contabilidad es un sector crucial que presta servicios esenciales a empresas y organizaciones de todo el mundo. Quienes eligen trabajar en este campo deben tener una sólida comprensión de los conceptos contables y financieros para poder ejercer como contable.

Si estás interesado en convertirte en contable, revisa nuestras descripciones de trabajo para encontrar un campo que se ajuste a tus intereses y requisitos. Te alegrarás de haberlo hecho.

¡Comparte este artículo!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × one =